viernes, 20 de junio de 2014

LIBERTAD

Decía, no hace mucho, que los rifles no pueden matar las palabras. Recuerdo las palabras de mi padre cuando habla de aquella época en la que la libre expresión brillaba por su ausencia. Una época que, en ese sentido y no en muchos otros, debiéramos olvidar. La palabra es la que materializa e instrumentaliza el pensamiento, y el pensamiento es la conciencia del YO.

¿Por qué no hablar entonces? ¿Por qué no materializar un pensamiento? Porque hay gente quizás que no quieren que la verdad se sepa, obvio. Soy de los que piensan que es más lícito pensar lo que uno quiera que decir lo que uno quiera. Parece que me contradijera con este argumento, pero no es así. La diferencia existente en esa línea divisoria entre el libre pensamiento y la libre expresión de cada uno de ellos radica, desde mi punto de vista, en la objetividad. Puedes pensar que existe una conspiración del gobierno de los Estados Unidos en tu contra, pero si lo vas diciendo por ahí te podrían tachar de paranoide o psicótico, ¿cierto? Pero, ¿y si tuvieras pruebas sobre ello? Entonces sí, grita, habla y materializa tu pensamiento, porque es la única forma para combatir una injusticia; como he dicho muchas veces, creando conciencia. Ya lo hemos visto en muchas ocasiones. Recuerdo el caso del joven llamado Edward Snowden. Este chico que era técnico de la CIA y desveló que el gobierno de los E.E.U.U utiliza un programa de espionaje para vigilar los sistemas de comunicaciones de millones de personas de todo el mundo. Fue tratado como tirano para muchos colectivos de su país, obvio. Pero todos los habitantes del planeta lo vimos como un héroe capaz de acercarnos a la verdad. ¿Qué es lo que queremos entonces? Censura o verdad…

Creo que el bueno de Snowden debió tener suficientes pruebas y tener la certeza respecto a la veracidad de lo que estaba contando cuando decidió relatar esa historia. Y esa es la diferencia a la que hacía mención, la que hay que entender explícitamente, cuando se decide materializar un pensamiento. Así es como yo lo veo. No creo que mucha gente tachara de mentiroso al bueno de Snowden, independientemente de lo que pensaran de él aquellos a los que no les interesaba que la verdad se supiera. Y lo comprendo, obvio. Nadie quiere mostrar su cara menos favorecida, ¿cierto?

Vivimos en una sociedad en la que es importante la impresión que demos. Pero, como bromeo siempre con mi amiga F., no somos impresoras, sino personas. Tenemos la capacidad de expresión, que no impresión, y la capacidad de demostrar que esa expresión, materialización e instrumentalización del pensamiento está en el camino de la realidad. Y hay que saber distinguir de la verdad y la realidad, pues todos tenemos nuestras verdades, aunque la realidad suele ser un poco más objetiva.

Lo que trato de entender es que podemos vivir en un mundo en el que gente con poder, cualquiera que sea éste, otorgado de una forma más o menos lícita, pueden ejercer en nosotros algún tipo de coerción, pero no deberíamos caer en el error de que puedan eliminar nuestro pensamiento y la materialización de éste, porque es lo único que tenemos para nosotros mismo, es lo único inviolable.

Cuando pienso tengo la necesidad de instrumentalizar esos pensamientos para así poder clasificarlos, “objetivizarlos” y darles sentido. No creo que nadie tenga el derecho a reprimir nuestras mentes, y menos aun cuando materializo realidades.

Cuando escribo soy fiel a unos principios. Podría engañaros a ustedes, sería fácil incluso, pero nunca podré engañarme a mí mismo.

Así que seguiré escribiendo mis opiniones, mis pensamientos, mi verdad y siempre intentando acercarme lo más posible a la realidad.


Pienso en aquellas personas que perecieron llegando a soportar las más atroces de las torturas, aquellos que tuvieron que soportar las humillaciones de los que ejercían poderes coercitivos sobre ellos, e incluso pienso en aquellos que una vez mojaron sus labios en el veneno diluido de una copa de vino traicionera. Hasta aquellos que morían en la hoguera lo hacían gritando LIBERTAD!!. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario