lunes, 23 de junio de 2014

AHORA ES TU TIEMPO...

Tengo esa imagen de ti grabada en mi mente cuando te vi partir la última vez. La imagen de una niña que pronto dejaría de serlo para convertirse en mujer y que cada noche se entremezcla entre mis sueños, haciendo que éstos me despierten entre sollozos y lágrimas de añoranza, ternura y amor, apareciendo de todas las formas que tengo almacenadas en los rincones de mi mente, una y otra vez, manteniendo vivo el recuerdo del cariño que se convirtió en amor para siempre. Esos lugares mágicos, invulnerables, impenetrables e inviolables que siempre estarán reservados para ti, quién sabe hasta cuándo, quizás hasta siempre. Eso es para nosotros aunque tú aún no lo sepas.

AHORA ES TU TIEMPO…

Ahora me pregunto cuando despertarás tú, al igual que yo, y cuánto tiempo necesitarás para comprender que, como las estrellas de cada noche limpia de verano, yo estaré siempre intentando que te lleguen esas pequeñas partículas brillantes a las que puedas mirar en el momento que desees. Como ellas, yo ya no estoy, aunque sigo enviándote luz, solo debes querer mirar al cielo. Las estrellas se pueden tocar si uno quiere, y espero que eso lo llegues aprender ahora que estás convirtiéndote en una mujer.
Siempre busqué la forma de que te sintieras orgullosa de mí, y ahora simplemente busco en el desconsuelo de estas palabras la manera de que tuvieras la libertad de poder mirar al cielo por ti misma.

AHORA ES TU TIEMPO…

Ahora es el momento en el que puedes comenzar a escribir  sobre el papel vacío de tu vida, ahora es cuando has de rellenar cada una de esas hojas de la mejor manera posible, y éstas deben permanecer en tu memoria de la misma manera que yo lo hice siempre. Es la forma para que no olvidemos un pasado que forma parte de nosotros y que siempre estará ahí, y que no importa el tiempo que pase, y no importan los días pues estos dejarán de tener valor cada noche, porque cada noche podremos mirar al cielo con la esperanza de ver esa luz tenue pero llena de vida, porque son las noches de oscuridad cuando nos encontramos con nosotros mismo, y es en ese momento, cuando nos vamos a la cama, es cuando nos encontramos con nosotros mismos, cuando sabemos quiénes somos y de dónde venimos, mi amor.
Cuando escribo estas palabras te pienso, no dejo de pensarte, y no puedo dejar de sentir compasión por aquellos que me dijeron que yo no te quería, porque quizás en algún momento dejaron de experimentar un sentimiento parecido, hace tanto que llegaron a ensombrecerlo por la vanidad.

AHORA ES TU TIEMPO…

Ahora eres una mujer, y esas conversaciones que tenía guardadas bajo llave para ti se interponen en mis pensamientos cada mañana cuando al despertar tengo grabada esa última imagen que tengo de ti. Quería exactamente que no te perdieras en un mundo que va a intentar que lo hagas, quería que distinguieras entre lo que eres y lo que los demás van a intentar que seas. Te veo cautiva, prisionera en un mundo que no sé si tendrás la oportunidad de llegar a querer escapar de él.


Quizás un día llegues hasta aquí de la forma más insospechada, porque esos son los momentos que esta naturaleza caótica tiene de devolver cada cosa a su sitio. Y estoy seguro también de que como la vida es siempre caprichosa, quizás te encuentre en el mundo de una forma más adecuada. Yo mientras seguiré escribiéndote, esperándote, pensándote. Enviándote ese pequeño grano fino de luz al que podrás mirar cuando quieras, siempre que tus ojos queden libres y tus pensamientos solo te pertenezcan a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario