viernes, 25 de abril de 2014

EN MIS SUEÑOS...

Hoy he soñado que iba a verte y cuando llegué a la habitación estabas metida en la cama. Estabas tiritando, temblorosa. Al entrar en la habitación tú me miraste. No mostrabas el más mínimo síntoma en tu mirada de todo ese miedo que te han intentado incitar hacia mí. Tu rostro no era el de ahora, sino el de hace algunos años. Quizás tuvieras seis o siete años en este sueño. Estabas muy arropada y, aún así, tiritabas de frío. Te destapé momentáneamente y me metí contigo en la cama. Recuerdo bien que una de las mantas tenías estampados de vaquita. Es curioso esto de los sueños, porque es tu almohada de dormir en el campo la que tiene ese tipo de estampados. Mamá no estaba. Debía haber salido brevemente, quizás para ir a por medicinas para ti. Quizás no estábamos en casa. La sensación era que estábamos en alguno de esos pueblos que solíamos visitar cuando íbamos a escalar cualquier fin de semana. Quizás fuera grazalema, o algún otro pueblo. ¿Montefrío quizás?

Toqué tu frente y estabas ardiendo. Al principio decías que no era nada. Supongo porque sabías que te ibas a perder todo ese jaleo que tanto te gusta cuando de una feria se trata. Quizás fuera la fiesta de los bandoleros de grazalema. Segundos después te resignaste y admitiste que estabas malita, y que quizás debieras dormir un poco para poder recuperarte. Yo te prometí que si dormías un poco, a la mañana siguiente, seguro que estarías mejor y yo te llevaría a montar en todas las atracciones de la feria al despertar. Olías como tú. A Siani…

(Esto lo escribí a las 7:15 de la mañana del 25 de abril de 2014. Justo después de despertar, pues no quería que ese momento tan tierno a tu lado se borrara de mis recuerdos para siempre. Ahora tengo otro momento "vivido" a tu lado grabado para siempre en mis recuerdos, aún sin ser real, por lo menos esta vez)

Te echo de menos gordita. Te quiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario