miércoles, 3 de abril de 2013

NUESTRO MOTOR


Alex Megos, 19 años. El jovenzuelo rubio alemán encadena el primer 9a a vista de la historia de la escalada. Ahí quedaron los innumerables intentos del checo Ondra por conseguir una hazaña que tanto parecía desear; claro que no creo que fuera él el único en desear esa gesta. Se quedó en varias ocasiones con la miel en los labios, pero el chico record se quedó una y otra vez a las puertas de tan codiciado “a vista”. Pero, por si la noticia no nos había sorprendido lo suficiente, un par de días después, el mismo chico rubio alemán se lleva en dos intentos una de las vías más memorables y difíciles del panorama vertical, La Rambla 9a+. No pretendo pecar de redactor de noticias que, seguramente, ya sabréis, pero no podía comenzar a escribir sin antes mencionar a este chico que, desde hace unos días, ha entrado a formar parte de la historia de la escalada deportiva. Como en su día lo hicieran Gullich, Hirayama o Sharma, Alex Megos, sí sí, el rubio alemán de 19 años, ya tiene su sitio en el templo de los dioses de la escalada.

Superdotados quizás?

Está claro que para llegar a esos niveles de dificultad en la escalada hay que nacer con unas cualidades específicas tanto físicas como, no lo olvidemos, mentales
.
La escalada es un deporte en el que se necesita destreza, habilidad, fuerza, flexibilidad y músculos y tendones a prueba de bombas o, mejor dicho, a prueba de regletas. Nada más hay que fijarse en el cuerpo de un escalador o escaladora con cierto nivel. Brazos definidos, abdomen fuerte, hombros anchos, espalda tersa, etcétera, etcétera… Por supuesto que el aspecto físico en la escalada cobra una importancia vital si queremos progresas y, ante todo, no lesionarnos; esto último es importante si andamos motivados y haciendo el bruto. Hay que andar con cuidado con esa premisa de “escalar a muerte”!!!

Por lo tanto, sin lugar a dudas, está bastante claro que el aspecto físico en la escalada es algo muy a tener en cuenta. Pero, no sé si por suerte o por desgracia, la condición física no es ni lo único a tener en cuenta ni, desde mi punto de vista, lo más importante a la hora de progresar en la escalada de dificultad, que no es ni más ni menos que la esencia en sí de la escalada deportiva. Digamos que sería como si te gustara correr los cien metros sin querer competir (y me refiero a competir “contra” uno mismo, me refiero con la palabra “competir” con querer mejorar esas marcas, esas dificultades).

No sé exactamente en qué proporciones se encuentran (y me gustaría que a quién le apetezca lo deje en un comentario) los dos aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de progresar, repito bajo mi punto de vista, en esto de la escalada de dificultad: aspecto físico y aspecto mental.

Te has parado a pensar cuántos pegues tuvo que darle Mr. Sharma a su último encadenamiento (La Dura Dura, 9b+)?

Te has preguntado cuántos kilómetros tuvo que recorrer Mr. Ondra para poder encadenar la misma vía?

Sabes cuántas horas dedica Mr. Megos al entrenamiento específico de escalada deportiva?

Pues a estas preguntas se puede responder con una sola palabra: Much@s!!!!

Y eso no se consigue con un buen físico ni con unas condiciones físicas innatas. No nos engañemos. No se llega a encadenar 9a porque tengas un buen físico. Llegas a tener un buen físico porque tienes una buena disposición mental, y ésta disposición mental óptima  es la que hace que pongas en marcha todos los recursos para poder llegar a cumplir unas metas. Recursos como conseguir dinero para viajar, como ir a entrenar un día de lluvia y frio o darle un último pegue al proyecto antes de que el sol caiga y tu asegurador se las pire. El físico no es el motor. El motor es la mente. El físico solo es una consecuencia de la disposición de la mente. Claro que si vienes con un buen físico de fábrica te llamas Ondra.....

Si quieres algo ve a por ello tío!

Recuerdo una cosa que me decía a mí mismo cada día cuando quería dejar de fumar. “Jose, estaría bien, estaría muy bien que una mañana te despertaras y, de repente, ya no me apeteciera nunca más fumar. Pero eso no va a ocurrir a menos que pongas de tu parte. Nada ocurre si nada se hace.” Me costó solo un día, pero fue un día realmente duro.

Progresar en la escalada “cuesta” más. No vale con salir a correr una tarde o ir al roco a dar vueltas como una rata de laboratorio. Lamentablemente no es así. La clave está en disfrutar del proceso. Una vez que disfrutes con el proceso el camino se allanará, sin duda, y los resultados vendrán por sí solo.

Pero no olvidemos de que va todo esto. No olvidemos de esa puesta a punto de la maquinaria más compleja que tenemos, no olvidemos de engrasar el motor que es nuestra mente.

Desde aquí mi ánimo, mi apoyo, mi “come on” bicho!!!, a todos aquellos que, cansados de la jornada de estudio o trabajo, con poco tiempo y con pocos recursos, exprimen sus reservas energéticas y ponen en funcionamiento ese motor que es la mente de una persona motivada y se pone una vez más magnesio en las manos para dar un último pegue….

No excuses!!!!

2 comentarios:

  1. Así es....yo opino lo mismo....y subrayo lo de
    "llegas a tener buen fisico porque tienes una buena disposición mental".......cada uno dentro de sus posibilidades claro....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico texto. Me identifico con lo que dices. Así debe de andar mi mente de mal viendo los flotadores que me asoman por el pantalón. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar