domingo, 21 de abril de 2013

CUIDADO, ESTÁ DETRÁS DE TI!!


Una vez leí un libro de esos para dejar de fumar. Durante algún tiempo estuve indagando sobre diferentes métodos para dejar ese veneno, pero no fue hasta que un día dando un paseo pasé por una librería y aquel libro salvador cayó en mis manos. Éste se titula “Es fácil dejar de fumar si sabes cómo” de Allen Carr. El libro muestra unas ideas básicas muy sencillas que tendrían cabida en un tríptico; pero el autor desarrolla cada idea una y otra vez, dándole forma a sus diferentes teorías, haciéndote partícipe en cada una de ellas, convenciéndote quizás o, más bien, aclarando tu mente, limpiándola de esas falsas ideas que durante tantos años has estado creando y creyendo para de alguna forma permitirte que hagas con tu cuerpo el atroz acto de fumar. De repente descubres que no solo no te gusta fumar, sino que tampoco disfrutas de ello. En definitiva, esa repetición de ideas durante todo un libro es el principal arma con la que el autor cuenta para cumplir su cometido: que por fin tu mente comprenda que no necesitas fumar. Así de “Fácil”, sabiendo cómo.

Yo tengo la sensación de convertirme un poco en Allen Carr. Por su puesto me refiero a la repetición de ideas, claro está, y no a su arte literaria.

Joder, nuestro país se va a la mierda, nuestro planeta se va a la mierda. Echamos la culpa a gobernantes, políticos, a cualquier persona que no sea directamente uno mismo, para que nuestro ego quede impune, verdad? Y no puedo parar de pensar en el hecho siguiente: cómo le va a importar a un político corrupto y avaricioso el hecho de que te recorten la paga,  que te quiten la casa o que te quedes en paro si no nos importa ni tan siquiera que nuestro vecino, nuestro amigo o incluso, en muchos casos,  nuestra pareja lo pase como el culo?

El problema viene desde abajo, así de sencillo.

Hace poco leí un artículo acerca de la asertividad. Se supone que tenemos que ser asertivos, diciendo lo que pensamos en cada momento, pero sin caer en la falta de respeto, con educación, etc… Pero también nos plantea que quizás el ser humano no esté preparado para ello. Ser asertivo es decir lo que uno piensa y eso puede ser interpretado como una amenaza para el ego de la otra persona. Y por ahí nadie está dispuesto a pasar. Es muy difícil que alguien te diga: “Es cierto, tienes razón, me he equivocado, lo siento”. No, siempre van a intentar hacerte ver lo contrario y eso, por supuesto, acaba en discusión. Así de triste. Nuestro coche es el mejor, nuestro equipo de fútbol también, nuestros hijos los más guapos y nuestras ideas las únicas válidas. así estamos a salvo. Porque de otra forma, todo lo que el sistema nos impone se va, como dice mi padre, al garete. 

Un amigo descubrió que su novia se mandaba mensajes a las tres de la mañana con otro chico mientras él estaba trabajando fuera de la ciudad. Había mensajes que decían cosas como “Me encanta eso que me haces”. La novia llegó a negar incluso que conociera al otro chico. Llegó a convencer a mi amigo de que eran paranoias suyas! Ella no había cometido ningún error. La relación se terminó, pero mi amigo quedó “tocado” claro. Con el tiempo, ante las súplicas de mi amigo para poder entender algo y quitarse esa sensación de creer volverse loco, ella, ante la insistencia de éste por alguna respuesta creíble argumenta: “No lo entenderías”. No lo entenderías!! Oye cariño, es que no vas a entender nunca lo zo… que soy…

Joder, resulta que la culpa es de mi amigo por no entender las cosas. Encima de todo tonto, por no ser capaz de entender nada.

Si a esa chica no le importó lo que sintiera su novio de nueve años, el cual trabajaba doce horas diarias para poder pagar la hipoteca en la que se habían metido ambos y para que ella se comprara ropa; cómo le va a importar a un político cabrón el hecho de que te embarguen la casa? Así de sencillo.

El problema está en casa, está en nosotros. No sé si porque me hago mayor, porque la vida me ha dado demasiados palos o porque quizás he encontrado “el camino de la sabiduría” (va a ser que esto último no), estoy viendo todo esto de una forma tan diferente como simple; como cuando Morpheo muestra a Neo la verdad. Quizás sin pastillas de colores, pero quizás también con muchos más agentes Smith de lo que pensamos. Y lo que es peor aún, esos agentes no los tenemos en “Casas Blancas” ni en “Moncloas”. Los tenemos en casa; novios, "amigos" y primas…

Cuidado, está detrás de ti!!

1 comentario: