lunes, 11 de marzo de 2013

COMO DECÍA EL MAESTRO....


Dominadas, abdominales, dictado en el panel, suspensiones en regletas, bloques…

Entrenar es sacrificado. Puede ser; aunque, a decir verdad, últimamente no lo veo tan claro. Yo creo que como todo en la vida, va a depender de cómo lo percibamos. Como enseñemos a nuestra mente a escoger un camino de enfocar las cosas u otro. Por esa razón pienso que somos capaces de disfrutar de un entrenamiento, sobrellevar una ruptura amorosa, o pasar un día de viento y lluvia como estos últimos días con una sonrisa en la cara.

Pues en estas dos últimas semanas, quizás por supervivencia motivacional  debido a la ausencia de roca y a la presencia de lluvias y vientos huracanados,  estoy disfrutando de mi entrenamiento.  Me encanta ese momento en el que me levanto de mi cómodo sillón de estudiante maduro con canas en la barba, cierro la pantalla del ordenador y preparo la mochila. Botella de agua, gatos, magnesio, cepillo para limpiar las presas, esparadrapo, mp4, altavoces, colchoneta aislante…  Creo que tengo todo lo necesario.

Mi entrenamiento no es planificado. Y  no porque no crea que un entrenamiento  planificado sea efectivo, al contrario. Pienso que el entrenamiento debe ser para sacarle el máximo rendimiento a la escalada, aunque también debe ser divertido. El truco es lo que decíamos al principio; enseñarle a nuestra mente a disfrutar de lo que hacemos. Así que, en realidad, mi entrenamiento no es planificado porque no tengo la menor idea de cómo planificármelo, así que entreno por instintos e intento disfrutar a la vez que enfoco mi escalada en mis puntos débiles, que son unos pocos.

Acabo de llegar del plafón. Las manos me hierven; tanto que tengo que poner todo el cariño del mundo al apoyar mis dedos sobre el teclado. Ha sido una sesión de las que sientes que darán su fruto. Buen calentamiento, buenos bloques y dictados de conti para acabar hasta que literalmente las manos se abrían solas. Escalar hasta la saciedad. Porque….estábamos saciados? Yo creo que sí, que por el momento sí. Pero sabemos de las semejanzas de la escalada con algunas sustancias tóxicas prohibidas en nuestro país. Escalar perjudica gravemente su salud y la de los que le rodean??? No creo que sea para tanto, porque a los demás no creo que les perjudique. Joder espero que no lleguen a prohibirlo eh?  Porque si escalar cuesta, imagínate hacerlo a escondidas!!! Trapicheando con los gatos? Y con el magnesio?? Uff, con el magnesio sería un tema…

En fin, que entrenar es lo más parecido a escalar en roca que se puede hacer estos días y es algo genial también, porque el movimiento es el movimiento  y apretar, hemos apretado de igual forma.
Y como decía el maestro Gullich. Lo más difícil del entrenamiento es tomar la decisión de entrenar…. Así era Gullich…..

Y si eso no lo dijo él lo dijo otro motivado de la vida….

Hú Há

No hay comentarios:

Publicar un comentario