miércoles, 27 de junio de 2012

TE SUDAN LAS MANOS???


No me creo que pueda hacer tanto calor. Son las 8:00 de la mañana y salgo a correr por el parque de Las Canteras con unos 28 grados.  Es agradable eso de levantarse e ir a correr a respirar aire puro, pero el aire de este día parece quemar. Aun así, creo que es el único momento en el que estaría dispuesto a hacer algún tipo de ejercicio aeróbico en el día de hoy.  Mientras corro por el laberinto de senderos  y pinos piñoneros que forman el parque de Las Canteras, pienso con añoranza en aquellos días con “el grupito” escalando en La Muela. Allí, al amparo de un triste fuego, echando piedritas en él. Así,  antes de hacer una vía metíamos alguna en la bolsa de magnesio, y podíamos engañar a nuestras maltrechas manos para que ignore el frío de la roca, ese frío que nos hacía parar!!!

Recuerdo atarme la cuerda con dificultad en mi arnés porque mi sucio abrigo de plumas me lo impedía. Me negaba a quitármelo hasta que no estaba atado y con los gatos puestos, listo para escalar. Recuerdo ir en la furgo con la calefacción, sacando cada 10km la mano por la ventanilla a ver cuán baja eran las temperaturas mientras pensaba en el proyecto y me sudaban las manos de los nervios!!! Qué bueno es escalar!!

Que te suden las manos con el simple hecho de PENSAR es un tema. Desconozco qué mecanismos psicológicos entran en juego para que ello ocurra, tampoco me importan. Pero es una sensación alucinante cuando estamos cuatro escaladores teniendo una conversación sobre una vía de escalada y, cuando nos queremos dar cuenta, a los cuatro nos están sudando las manos!!!!  

Qué es lo que nos hace estar enganchado a este deporte?  Qué es lo que hace que nos suden las manos con un simple pensamiento? Qué es lo que hace que mientras todos se quieren ir del sector algunos estemos aun dándole pegues a un bloque? Qué es lo que hace que con este calor esté planteándome ir mañana a Bolonia a hacer bloque aun sabiendo que volveré hecho polvo, cansado, dolorido y sin yemas?? Sin duda es nuestras ganas de APRETAR!!

Creo quela escalada engancha cuando estás dispuesto a superarte, cuando estás dispuesto a mejorar, cuando estás dispuesto a buscar tu límite, cuando lo das todo, cuando APRIETAS.  Si no aprietas, si no disfrutas apretando mejor dicho, la escalada es una tortura. No se si me explico…..

Creo que te lo puedes pasar bien yendo a escalar con amigos, ya que la escalada se desenvuelve en un entorno espectacular la mayoría de las veces. Hacer una actividad deportiva en contacto con la naturaleza es enriquecedor cuanto menos. Salir con los amigos al campo y realizar un deporte de “riesgo”, en el que tienes que tener unos conocimientos básicos de seguridad y de “sentido común”, mola. Pero no te van a sudar las manos ante un pensamiento.  Decir: “Hey , yo escalo…” queda bastante bien en una sociedad de fotos de perfil y “Me gusta”.

Respeto no solo cualquier forma de escalada, sino cualquier forma de pasárselo bien. Allá cada uno con lo que hace. No soy yo la persona indicada, ni mucho menos, para juzgar cómo la gente disfruta de una actividad ociosa. Me la pela.  Pero aquí muestro unas aclaraciones:

Escalada deportiva es aquella que se realiza sobre vías equipadas previamente con seguros de expansión (parabolts, Spits y/o anclajes químicos)
1.       La escalada deportiva es escalada libre, pero también hay otros tipos de escalada libre que no es deportiva. Escalada libre es progresar por la vía con la única ayuda de tus manos y pies. Sin utilizar medios artificiales para progresar.
2.       Encadenar una vía es algo objetivo: Quiere decir que desde el suelo hasta la reunión haces todos los movimientos que la vía requiere sin caer ni descansar. Se culmina un encadenamiento cuando se ha mosquetoneado la reunión.  Al top rope no se puede encadenar una vía.
3.       Las vías ya están abiertas por el equipador. Cuando vas de primero poniendo cintas estás “montando la vía” y no abriéndola!!!
4.       Las chapas ya están puestas, tú lo que vas poniendo son las cintas!!
5.       El perro no es un elemento imprescindible para ser escalador, eso es un mito!! Puedes escalar incluso sin tener uno!! No es maravilloso???
6.       Dar más cuerda no significa caída más dinámica (a menos que la vía sea muy larga y el escalador caiga muy alto) sino caída más larga. Para hacer la caída dinámica hay que “dar un pasito para adelante” o “un saltito” o “dejarse llevar” o lo que quieras, pero no estampes a tu compañero contra la roca.

Y podría seguir así durante horas!!!

Porque cuento todo esto? Porque realmente no importa si te sudan las manos con un pensamiento, o si vas al campo a estar con los colegas y fumarte un peta. Pero por favor, si tu motivación (aburrimiento) te ha llevado a que estés leyendo aún esto y te gusta cualquier forma de escalada, te animo a que APRENDAS, te animo que te informes, que tengas inquietudes por conocer más acerca de este maravilloso deporte.  Y si así, después de todo, no te sudan las manos… es que no aprietas!!

sábado, 16 de junio de 2012

SÍ, HAGO BLOQUE...

Una vez una chica me preguntó:

-"Tú, aparte de escalar, haces algo más..."
- "Sí, también hago bloque..."


La metáfora sirvió en ese momento para expresarle a esa inocente criatura, desconocedora de cuán absorbente puede ser esto de subirse por las piedras,  lo que la escalada significaba para mí, además de para echar unas risas.

Una vez, un tío que es muy guay, de esos que saben sobre escalada todo cuanto se puede saber (todo esto con ironía, por supuesto), me decía que la "verdadera" escalada era la escalada a vista. Decía que las demás formas de escalada eran algo así como... Bueno eso, que la "verdadera escalada" era a vista. En ese momento me pregunté, mientras mi mente se deterioraba de oír tanta sandez, que cómo un tío que llevaba tantos años escalando podía afirmar tal barbaridad. Al final tuve que hacer la de Homer Simpson y ponerme a pensar en rosquillas para que pudiera llegar al coche y conducir hasta casa sin tener ningún episodio traumático debido a escuchar incoherencias. Rosquillas...... Bueno a lo que iba....

A mi me gustan las vías largas, de continuidad, sin paso "duro", que me exijan control mental, esfuerzo, y resistencia. Me gusta dar pegues a las vías. Disfruto enamorándome de un proyecto el cual veo imposible la primera vez que pruebo sus movimientos, mejorando cada uno de ellos a cada intento, disfruto viendo la progresión en la vía cada día que la intento, disfruto yendo en el coche hacia el sector pensando en la vía, imaginándome encadenándola, cerrando por la noche los ojos y dormirme recordando el último pegue y los fallos que cometí en él. Disfruto ese día en el que los pasos que antes me parecían imposibles salen fáciles en mi coreografía personalizada de la vía y llego a la reunión, y chapo la cadena, y ese día cuando cierro los ojos no me quedo dormido pensando en qué fallé, sino en que una vez más lo he conseguido.

Pero también entiendo otras formas de escalar.

Disfruto yendo a vista en una vía. Solo tenemos una oportunidad en la vida para hacer una vía a vista. Eso es muy grande. Es una sensación demasiado excitante para obviarla. Descifrar los movimientos a la primera, aguantar y corregir los errores sin caer, la máxima concentración, todo el repertorio gestual preparado para ser utilizado en cualquier momento, todos los sentidos alerta. Si caes no hay segundas oportunidades, nunca más para esa vía.

Disfruto haciendo bloque. Esas palabras que utilicé en forma de metáfora se vuelven literales cuando recibo una invitación para hacer bloque en Bolonia. El movimiento es su estado más puro. Sin cuerdas ni arneses. Con solo unos colchones como medio de seguridad y algún piadoso colega en el cual debes depositar toda tu confianza para que cuando caigas esté lo suficientemente atento para amortiguar tu caída y dirigirla hacia un colchón que, a medida que coges altura, se ve cada vez más pequeño. Magnesio, cepillo, yemas pulidas, trapo, adherencia y fricción. Todo para el "movimiento", la sensación.... Apretar todo el cuerpo, tanto que después de un día de bloque tu cuerpo parece pesar el doble, las piernas te duelen tanto que no se cómo me transportan del salón a la cocina. Al llegar a ésta tengo que pasar por debajo de la barra de dominadas que tengo colocada en la puerta y no puedo hacer nada porque no se me escape una sonrisa al pensar que hoy no sería capaz de agarrarme a ella y levantar los pies del suelo.


Sí, aparte de escalar hago bloque.

miércoles, 6 de junio de 2012

Ojo, cuerda Beal??


Recuerdo con agrado el día aquel  que, con tanta ilusión, compré mis primeras cintas “express”. Fueron solo siete cintas, ya que mi presupuesto no me daba para más. El conjunto estaba formado por cintas Petzl de 11 centímetros y mosquetones Faders. De vez en cuando suelo preguntarme dónde acabarían esas cintas, pues ya no conservo ninguna de ellas. El caso es que para adquirirlas me desplacé hasta Jerez. Allí existía por aquel entonces una  pequeña tienda de montaña en un lugar escondido del centro de la ciudad, donde llegar siempre era una odisea y aparcar relativamente cerca un calvario. La tienda se llamaba “Saltamontes”, y, a parte de poder encontrar casi cualquier cosa relacionada con la escalada y la montaña, tenía un patio interior con un rocódromo. Podías pasar una tarde agradable yendo a “Saltamontes” con algún colega con la excusa de comprar algo de magnesio y, así de paso, escalar un poquito.  Allí descubrí muchas cosas. La más importante era que me encantaba los ambientes de escalada, fuera cual fuese. Daba igual un día de campo en Benaocaz o una tarde de invierno en “Saltamontes”.


Pero los tiempos cambias y “Saltamontes” cerró. En la zona de la Bahía nos quedamos sin tienda de escalada, y comprar material se convirtió en “Misión Imposible”. Aprovechábamos nuestras visitas a zonas de escalada cercanas a Málaga para acercarnos a la capital y comprar lo que necesitáramos. Ahora la cosa es diferente.


En estos años tecnológicos en los que vivimos, en la era de las redes sociales y el ciberespacio, internet se ha convertido en la mejor forma de comprar material de escalada. Una gran variedad de tiendas de escalada y montaña repartidas por toda nuestra geografía. La ley de la oferta y la demanda nos viene bien a los escaladores. Más tiendas significa más competencia y precios más bajos. Ahora da lo mismo comprar un producto de escalada en una tienda online de Huesca, de Málaga o de Valencia. Da lo mismo. Buscas tu producto, comparas los precios de varias tiendas y le compras a quién más barato tenga el mismo producto. Los servicios de mensajería urgente te entregan el material solicitado en menos de 24h!!! Así está el tema…


El caso es que tanta competencia favorece al escalador de “a pie” por la sencilla razón de que si una tienda de Málaga tiene el “Grigri” 2€ más caro que una tienda de Bilbao yo lo voy a comprar en Bilbao, aunque Málaga lo tenga ahí al lado. Así que para luchar con tanta competencia solo cabe bajar precios. Pero… y las calidades???


Hace un par de meses mi amigo Varo me regala una cuerda “Beal Edlinger” de 9.8mm y 80m en una conocida tienda de montaña online. El precio 133€. Toda una ganga?? Seguro….


Un cabo de la cuerda se jodió al segundo día de escalada, verídico. Me quedé atónito ante los desperfectos que mostraba el cabo de la cuerda en tan poco tiempo. Pero no le di mucha importancia. No corté el cabo y, al siguiente día de escalada, cogí el otro extremo de la cuerda.  Resultado: Cabo listo para cortar tras un solo día de escalada!! Mi indignación corría por mis venas hinchadas del imponente desplome de La Muela (esto no viene al caso pero si no lo menciono me da algo). Después de 12 años escalando he comprado un montón de cuerdas. Algunas me han durado más que otras, todas un periodo de tiempo inversamente proporcional al uso a que era sometida pero dentro de una normalidad. Lo de esta cuerda Beal rozaba lo cutre. En el primer vuelo con el cabo nuevo la cuera presentaba un desgaste inusual. Mi decepción me lleva a contactar con la tienda donde compré el producto, ésta a su vez se pone en contacto con el distribuidor (“Vertical” por si no lo sabéis, que aparte de Beal lleva otras muchas marcas como Petzl, Marmot o Ferrino) y éste decide que le mandemos la cuerda. Al cabo de una semana recibimos respuesta del distribuidor de Beal:


“Estimado cliente:


En nuestro poder la cuerda Beal edlinger C098.80 EDLINGER ECO cuerda 9.8mm y 80m que se nos ha remitido.


Después de un análisis visual efectuado por nuestro servicio Post Venta constatamos que:


La cuerda en cuestión revela un desgate en los primeros 4 metros de los extremos de la cuerda producidos, supuestamente, por la repetición de caídas en la zona dañada, durante la escalada o alguna maniobra.


El aspecto del resto de la cuerda no hace pensar que el desgaste se haya producido por defecto en los materiales ni el la confección de la misma.


Por ese motivo procedemos a la devolución de la cuerda al cliente.”


Yo, sinceramente, con lo del “análisis visual” y con lo de “supuestamente”  me quedo de piedra.  En resumen, por lo que ellos dicen, solo me queda una conclusión: Que la cuerda es TAN MALA como el tipo del servicio Post Venta que realizó un “análisis visual” y decidió quitarse el marrón argumentando que “supuestamente” la cuerda se jodió de usarla. El caso es que después de “investigar” un poco y preguntar a mucha gente he descubierto que mi cuerda BEAL no es la única que ha decepcionado a algún escalador. Así que desde aquí animo a todos los escaladores a no solo NO comprar cuerdas de esta marca, sino que si os pasa algo similar denunciéis, habléis, deis la cara y expongáis vuestra disconformidad!!


Así que en estos tiempos de oferta, demanda, lucha de precios y calidades, no os quedéis sólo con el precio más “económico” sino con el servicio, el trato humano y humildad de las tiendas y marcas donde dejamos nuestra pasta y confianza.