miércoles, 16 de mayo de 2012

LO ASUMAS O NO....

Hay cosas que hay que asumir; como que no te salga esa vía que tanto te gusta y a la que le has dado tantos pegues que escalar por ella es algo mecánico. Vuelves a caer, una y otra vez. Lo asumes, no sale. Es no quiere decir que no vaya a seguir intentándolo, sino que el no conseguirlo no tiene que ser motivo de frustración. Por qué? porque el disfrute, como ya he dicho en muchas ocasiones, tiene que ser el camino, intentarlo.

Siempre me gustaron los retos difíciles. Por ello se que al final saldrá, y disfrutaré en cada intento. Porque intentarlo, por ahora, es divertido y gratificante, y si algún día deja de serlo tomaré la decisión acertada de dejarla a un lado, asumir que no fue una vía para mí y a otra cosa mariposa.

Sin embargo, en ocasiones, en otros aspectos de la vida mucho más importantes que subirse por piedras, no tomamos esa determinación. Nos damos de bruces una y otra vez con la misma piedra, pasando por la frustración que conlleva ser analítico con uno mismo y, aún así, seguir inmerso en conseguir un propósito imposible. Es como creer que puedes hacer un 9a+ y ver, en cada pegue, que no solo no te mueves por el imposible jeroglífico de movimiento que ofrece la roca, sino que además sufres en cada intento. Deja la vía de un vez, porque ya no disfrutas de la escalada. Qué buscas? Ve por otra cosa, más fácil, más de tu estilo, y vuelve a disfrutar del arte de escalar.

Porque si no lo hacemos, veremos como el "crianza" se vuelve "reserva" y no habremos probado ni una gota de vino. Pasaremos los días solos esperando oír un timbre que nunca suena,, mientras que podemos invitar a alguien que quiera pasar, descorchar esa botella y mojar sus labios en el suave vino. Si somos capaces no habrá móviles apagados, mensajes sin contestar, frases sin oír. Sonrisas y no risas es lo que yo quiero. Palabras que no se lleve el viento es lo que yo anhelo. Palabras que van de la mano con lo que puedo ver y sentir.

Nunca me importó gastarme dinero en gasolina en aquella época en la que disfrutaba intentando esa vía. Porque disfrutar de ello y compartirlo, bien merece una buena botella de vino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario