lunes, 26 de marzo de 2012

Somos lo que pensamos que somos......

Hoy tengo ganas de escribir algo, alguna cosa, por muy insignificante que sea. Aunque dudo que ningún lector de este blog vea ningún sentido literario en lo que hoy voy a escribir, ningún tipo de divertimento ni pasatiempo, yo, lo voy a escribir, de igual forma.

- Yo: Pregúntame por qué?
- Tú: Por qué?
- Yo: Porque es mi blog.

Aún así, voy a intentar que lo que escriba sea interpretado por ustedes de la forma más positiva posible, por una razón. Y es que, últimamente, me he dado cuenta de que mi blog es seguido por más gente de la que yo pensaba. Vale que, cada vez que escribo, enlazo el post en Facebook para que llegue a todos mis..amigos, pero es que yo no pensaba que tanta gente lo leyera, de veras. Era mi Ego el que me hacía enlazar en Factbook mi post para que el mundo viera que, yo también, soy fabuloso. Siempre supuse que la gente pinchaba en “Me gusta” así, del tirón, justo segundos más tarde de haber publicado el post en Factbook, y sin el tiempo suficiente para leerlo (debido quizás a un tic nervioso que tenemos la gente en el dedo índice de la mano derecha), y mucho menos que una vez que se les abriera el enlace, con ese ADSL supersónico, la gente fuera capaz de leer todo el post (muchas veces, cuando escribo un post más largo de la cuenta, pienso: “Esto ya no lo leo ni yo para corregir fallos. Podría empezar a insultar a gente, así por la cara, que no pasaría nada”) Pero sí, la gente llega a leer todo el post (Es curioso porque nadie va a poder negar esta afirmación, y a quién me diga por qué le invito a un café).

Últimamente he descubierto que hasta aquellas personas que dicen que ellos no leen el blog lo hacen. A todos ellos dedico estas palabras...

En el último post recibí un comentario de un amigo. Hacía referencia a aquello de que “somos lo que pensamos que somos” “Tú eres lo que tú piensas que eres, cuando cambia tu forma de pensar, cambias tú”.

Esta claro que nuestra mente nos bombardea con pensamientos a cada instante, durante todo el día, todos los días de nuestra vida. Cansa solo de... “pensarlo”. Hay gente que, a base de meditación y entrenamiento, puede eclipsar y deshacer esos pensamientos. Yo una vez lo intenté y me quedé dormido. Creo ciertamente que sirvió, porque en cuanto que mi mente dejó de pensar…a descansar. A ver, que me aclare... Meditar es chungo, porque a parte de quedarte dormido si lo consigues, es realmente difícil encontrar el momento y/o la situación idónea.

“No hagas caso a todo lo que pienses”. Al igual que no haces caso a todo lo que oyes ni a todo lo que te dicen, puedes no hacer caso a todo lo que piensas. Bien, lo entiendo.

Así que todo radica en el pensamiento. En buscar el control del pensamiento. Por un lado “no hagas caso a todo lo que pienses”, y, por otro, “Tú eres lo que tú piensas que eres”. Un tema, como diría Marina. Cada cual que saque su propia conclusión. (En realidad, a estas alturas, no creo que nadie esté leyendo esto).

Y en esas andamos, intentando ordenar la montaña de pensamientos; como cuando haces limpieza en el disco duro de tu ordenador. Revisa todas las carpetas y todos los archivos, deshechas los que no te valen y conservas los que sí te dicen algo. Los que te hacen pensar lo que quieres ser.

Mañana volvemos a La Muela. Espero que con los pensamientos más ordenados que la última vez. No recuerdo haber escalado nunca de una forma más desastrosa. El bombardeo de pensamientos llegó a arrasar con mi mente. No sabía hacia dónde me dirigía. Las manos no iban al son de mis pies, se perdió toda concordancia del movimiento preciso que requería la vía. Fue todo un desastre. Llegaba a ser hasta gracioso. Parecía que era la primera vez que probaba los movimientos. Caía una y otra vez. No sentía impotencia, sentía pena, lástima. Pero no duró más que unos momentos. Soy escalador pensé (ahora sí)." Esto forma parte del juego. Hay que aprender de esto. Ahora es cuando hay que estar motivado y cuando realmente uno es escalador, cuando no dejas que te afecte más allá de esos instantes". Así que mañana lo volveré a intentar. Intentar no solo encadenar la vía (algo que por ahora veo difícil, pero no imposible. Así que a muerte, como siempre, qué coño!), si no encontrarme a mí mismo sintiéndome bien intentándolo.

Así que, a todos los lectores de este blog, incluyendo a aquellos que no lo leen y que solo hacen clic en "Me Gusta" debido a ese tic nervioso e inevitable en estos tiempos de redes sociales, les animo a ser consciente de esos pensamientos, a cambiar lo que no les gusta y lo que no les deja ser aquellos que quieren....





No hay comentarios:

Publicar un comentario