sábado, 4 de febrero de 2012

NO PUEDOL, NO PUEDOL...

Hoy el el típico día que a la gente le cuesta salir de casa y se quedan con la estufa pegada a las piernas, mirando por la ventana cómo se mueven los árboles y escuchando el viento que silba por el hueco de la chimenea. Bueno, vale, eso es lo que me está pasando a mí.

Pero es que, con estás temperaturas no PUEDO ir a escalar. Y pongo PUEDO en mayúsculas porque quiero resaltar que no es que yo no quiera ir a escalar es que no puedo. Porque hace demasiado frío. Las manos se hielan y duelen, los pies se quedan insensibles con los gatos ajustados, el viento hace que se me quemen los labios y luego me salgan heridas, es mucho más probable que me lesione por la falta de calor en mis músculos, la tortilla de patatas se pone muy dura y poco apetecible, etc. Ves como realmente no PUEDO ir hoy a escalar?

Aunque a decir verdad tengo un amigo que sí que ha ido, y a no ser que se lesione (toco madera, mucha madera), seguro que le habrá valido la pena y habrá disfrutado de un día de campo. El caso es que yo no he ido más bien porque ayer tomé la decisión voluntaria de hacerlo. Es algo que YO decidí hacer. Fue una elección al igual que podía haber sido otra cualquiera. Pero entonces qué es lo que pasa? Por qué cuento todas esas milongas para justificar mi elección de quedarme en casa? Porque se supone que soy un escalador muy motivado y mi ego no puede soportar la idea de que realmente no me apetezca escalar dejando de ser súper mega fanático? Pues es así. No tenía ganas de escalar. Elegí quedarme. Simplemente eso.

Creo que, al margen del NO PUEDO, estamos acostumbrado a ponernos excusas o intentar convencernos a nosotros mismos (y lo que es peor aún, al resto de la gente que ni siquiera le importa o que hagamos) de por qué actuamos de la forma que lo hacemos, debido a que tenemos unos patrones estándares de conducta que si nos lo saltamos nuestro cerebro nos lanza una señal de alarma que hace que nos sintamos mal (Marina, bata blanca ya!!)

Entonces comenzamos a actuar de la siguiente manera:

- Tengo un amigo que cada día nos intenta convencer (porque así también se convence a él mismo) de que se va a comprar una Tablet. La cosa es que el amigo en cuestión tiene taco y le ha costado reconocer que se la va a comprar porque se ha ganado el privilegio de pegarse un homenaje tecnológico y punto. Hombre porque en realidad es un aparato que te hace la vida más cómoda pero..... Ayer dijo él: illo me la compro porque me sale de mis huevos jajaj.. Olé... Hasta entonces había estado diciendo que es que el ordenador portátil es muy grande y engorroso para llevarlo con él al trabajo y el Iphone 4 que tiene (Sí, es un chico tecnológico) demasiado pequeño...

- Un día en un sector de escalada llegué a oír lo siguiente... "Hoy no, pero el próximo día le meto un pegue de primero y a muerte a la vía". Hoy no? El próximo día? Pero si ya estás aquí!!! jeje. "No es que hoy no me encuentro bien y me tengo que concienciar" jeje...

Pero lo que realmente me puede son esos NO PUEDO que nos hace sentir cómodos, relajados y libres de realizar cualquier esfuerzo que no nos apetezca.

No puedo volar, eso está claro. No puedo correr los 100 metros lisos en menos de 10 segundos, eso está más claro todavía. Pero.... podía haber ido a escalar hoy verdad? Lo que ocurre es que elegí no hacerlo.

El ejemplo más claro está en una frase que he escuchado a lo largo de mi vida y que incluso llegué a creer. "Yo soy así, y no puedo cambiar". Está claro que cada uno tienes una forma de ser, marcado seguramente por una mezcla de genética, educación familiar y social, cultura, etc. Pero decir que NO se PUEDE cambiar? Un forma de excusar el hecho de que eliges no hacer el esfuerzo de cambiar algo o de realizar una acción que de otra forma, sin ese NO PUEDO, nos veríamos obligados a ejecutar y eso, en estos tiempos es mucho hacer...

Entonces empecemos a llamar las cosas por su nombre y dejémonos de hipocresías. Porque yo si tuviera pasta me compraría una Tablet, del taco, la cara. Y si tuviera ganas hubiera ido a escalar y me hubiera puesto unos guantes de pluma de gorrión del parque. Y si quisiera hubiera ayudado a esa persona que lo necesitaba porque sí que podía. Simplemente elegí no hacerlo....


3 comentarios:

  1. ...con dos o tres o cuatro cojones.
    Es que el camino de decir las cosas directamente es el más corto.
    Buenas palabras compadre como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Boludo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. makina esta bien, de descansito.......por lo visto e, los tigres se estuvo de arte, todo lo que no fuesen los tigres o el makinodromo, no se salvo, yo me congele en la momia y la peña en la poemabajaba con las orejas gachas.....durmiendo bien, con el saco y el plumon de casa ajajaja.....pero frio, frio...

    lo peor era echarle el aceite a la tostá....jejeje....

    a ver si nos vemos! cuidate!

    ruben

    ResponderEliminar