miércoles, 11 de enero de 2012

Así, sin darte cuenta......

Con Rubén y Varo camino del Maki
Tras el encadene de Lourdes (foto oficial) ejeje

"Bicho, tienes que probar bien el paso de entrada a la vía porque creo que en el próximo pegue puedes encadenar". Con esas palabras Varo me anima a que le ponga un poco más "interés" a la secuencia de canto pequeño que tiene Lourdes (8a) en su parte inicial. En los pegues anteriores lo había intentado sin éxito y había continuado dejando esa secuencia un poco "olvidada".

Estaba tan cansando que incluso dudé en si escalar hoy o tomarme el día de reposo. La mañana amaneció fría, nublada y con un viento que hacía que el simple hecho de estar al pie de vía resultara incomodo. Poco a poco el cielo se fue despejando y algunos rayos de sol se colaban entre las nubes, iluminando esa asombrosa pared y calentando nuestro cuerpo. Somos del sur y el Sol es nuestra energía vital.

A partir de ahí comienzo a pensar en que después de una hora de aproximación y de no saber con garantías cómo me iba a encontrar al día siguiente debía de escalar. Por esa razón es por la que estamos aquí, no? Pues decido calentar en un 7a+ que hice la última vez que estuve en el Maki. En ese momento es cuando me doy cuenta de lo realmente cansado que estoy. me pesa todo el cuerpo, en especial mis brazos. Las piernas las tengo bastante doloridas de las aproximaciones y de los pegues anteriores a la Lourdes, ya que tiene innumerables empotramientos de rodillas. Luego toca descansar y sentir cómo se va encontrando mi cuerpo... y mi mente...

Me vuelvo a tumbar en esa confortable praderita, sobre la verde hierba, con el muro frente a mí. Varo está más motivado que el día anterior y tiene "hambre" de roca. Voy a asegurarle, veo como hace la entrada y me motiva ver que el movimiento es más fácil como el lo hace a como yo lo intenté en los pegues anteriores. Eso me motiva y pienso en probar.

Después del buen pegue de Varo, donde lo da todo hasta que cae exhausto, me dispongo a darle un intento. Muevo los brazos y me encuentro realmente cansado. Me pongo el disfraz de escalada en chorreras: rodilleras, magnesio, gatos...

Pruebo la entrada de la misma forma que un rato antes vi hacerla a Varo. Ufff, casí... Caigo. Pero lo he visto realmente cerca. El paso se encuentra a un metro del suelo de una vía de unos 35 metros aproximadamente. Al segundo intento lo hago, fácil, tranquilo. Varo me dice: Illoooo, Ahora encadena... No puedo contener una sonrisa cuando le oigo decir esas palabras. Varo la vía tiene 35 metros, estoy a un metro del suelo y tú me hablas como si quedaran dos chapas. Estoy realmente cansado. Tanto que me da pereza mirar al desplome que parece engullirme por encima de mi cabeza.

Pero siempre he pensado que mi escalada es parecido a cuando el Cádiz juega contra el Barça. Que vamos siempre a muerte. Luego puede pasar que nos metan 5 o que caiga en la quinta chapa, pero siempre a muerte, no??? Hay que darlo todo. Por eso escalo, porque las buenas sensaciones de la escalada las siento cuando aprieto, independientemente del resultado final.

Aproximadamente a los 20 metros la vía tiene un paso que me solía costar cuando la probaba. De hecho, no siempre me salía, incluso habiéndome parado. Al llegar a ese paso estaba tan cansado que casi no lo pienso y le tiro a esa pinza plana y sin darme cuenta alcanzo ese agujero donde podré meter la rodilla derecha y poder respirar y soltar un poco los brazos.

Ahora empiezo a pensar de que realmente puede ser este "el pegue". Escalar desde este punto a la reunión ha sido una de los mejores momentos que he vivido en la roca. No porque consiguiera encadenar la ruta, sino por cómo escalé esos últimos metros hasta la cadena. Sintiéndome realmente relajado, clavando a la perfección los pies, controlando los reposos. Fue toda una experiencia haber encadenado hoy una vía tan mítica como Lourdes.

Señorita, fue todo un placer.....

3 comentarios:

  1. Pecha de roca que hos disteis,enhora buena, mas por tus buenas sensaciones que por el encadenes.
    Ya recorriste el camino, ya llegaste a la cima, guarda lo que aprendiste y sigue hacia arriba.
    Recordad...hay gente que tiene el cerebro conectado directamente con el trasero por lo que piensa como una mierda.....que no se nos pegue y a vivir que son dos dias.Carpe diem.

    ResponderEliminar