sábado, 24 de diciembre de 2011

EL MOMENTO DEL CAMBIO (por la puta cara..)


Un año más llegan estas fechas, entrañables para algunos, tristes para otros, en las que en el ambiente se respira un aire un tanto... enrarecido. Y es que, un año se acaba para dar paso a otro, mucho más esperanzador, lleno de nuevos proyectos y de buenas intenciones, donde nos hemos propuesto que las cosas que no nos han ido tan bien cambien y que nuestro camino siga firme o enderece su rumbo. Buenos propósitos en unas fechas en las que la palabra "feliz" nos bombardea continuamente; el deseo de todos por que la felicidad nos alcance, así como así, por la simplicidad de un número en el calendario.

Y eso no es así. Nuestro camino no se enderecerá por obra y gracia del Espíritu Santo, ni porque cantemos más villancicos, ni por desearle a más gente un feliz año nuevo, ni por mandar mil wasaps a todos nuestros amigos con simpáticos y bellos deseos de felicidad. No va a cambiar nada.

En ese "mágico" momento, cuando suena la duodécima campanada y un año nuevo comienza, NO cambia absolutamente nada. Ojalá fuera así!!

Sí que pienso que el año nuevo es un buen punto de referencia para comenzar un nuevo proyecto, para cambiar ese "algo" de lo que no estamos orgullosos o simplemente para ir más allá en nuestra evolución como personas y mejorar. Pero siempre con una actitud, con una acción.

Hagamos algo, que ya va siendo hora...

Yo voy a comenzar por los cimientos. Crear una buena base para que apoye todo ese buen hacer que me espera en el nuevo año. Lo primero que voy a hacer (y lo hago por ese cambio necesario en nuestra conducta con el resto de la humanidad, no porque esté deseándolo) es pasar todas las navidades y el año nuevo en El Chorro. Se esa forma mis Chakras, estando tan en contacto con la naturaleza, se alinearán correctamente con el Universo y con todas esas cosas que no llego a entender nunca. Pero si hay que alinear los Chakras pienso que en El Chorro seguro que lo consigo probando alguna vía dura para mí e intentando encadenarla.

Luego voy a intentar que no me den gato por liebre. Aunque los gatos me parecen unos animales increíbles por ser autodependientes (la independencia no existe), y las liebres pues no se qué hacen todo el día corriendo. Me parece que es un coñazo de vida la de una liebre. Es un animal muy rápido, algo admirable. Pero es rápido porque no ha tenido más cojones que evolucionar de esa forma porque desde que sale el sol hasta el ocaso le quieren pegar un tiro. Qué lástima... En fin, que lo que voy a intentar es que no me den coba, ni juegue nadie conmigo, porque eso altera el perfecto alineamiento que trataré de conseguir para mis Chakras (quién me iba a decir cuando estudiaba biología que también tenía Chakras).

Es curioso como he ido evolucionando en los últimos años hasta tal punto que no solo veo como la gente intenta darme coba u/o engañarme (el u/o es algo que no voy a explicar), sino que además he desarrollado (bueno hemos, perdona Marina) la capacidad para ver cómo la gente se autoengaña (nos incluimos absolutamente, pero nos damos cuenta) para poder vivir de una forma más placentera y evitar hacer el esfuerzo de cambiar.

Después de la solida base para mi mejoría y evolución que será estar en El Chorro en ese importante momento que cambiará nuestras vidas (otra vez) y tomar consciencia de todo mi ser, evitando el engaño y autoengaño, viendo las cosas tal y como son, la tercera premisa para conseguir el Zen en este 2012 será.....

Desearos a todos una FELIZ navidad. Mis mejores deseos de CORAZÓN y espero que este año nuevo os haga (así por la puta cara) mejores personas..... Nos Vemos en El Chorro........

miércoles, 14 de diciembre de 2011

EL VIRUS DE EL CHORRO....

Que El Chorro es una de las más grandes y emblemáticas escuelas de nuestra geografía no es algo nuevo que os vaya a sorprender oír, eso está claro. Más de mil vías, muchísimos sectores, vías de largos, deportiva, bloque, El Caminito del El Rey, El Makinódromo, sectores de verano, los pantanos, el Refugio, los hippies, los perros, el clima, el Palacio del Cabesa.... son estas cosas las que distinguen este lugar, las que lo hacen especial y diferente del resto de escuelas…

Pero la semana pasada me di cuenta de que ese sitio, con su montón de cosas, puede llegar a ser muy diferente dependiendo de otros factores más variables… Y es que, lo que hizo grande una semana de escalada en El Chorro fue habernos encontrado allí un grupo humano excepcional. Creo que esos días hubieran sido igual de especiales en El Chorro que en cualquier otra escuela de escalada del planeta. Aun así, en El Chorro fue la hostia..

Como en un capítulo de “Friends” la gente iba llegando, yéndose, les ocurrían cosas buenas, malas y divertidas…

Y es que hubo fiestas, resacas, resfriados, encadenes, monólogos, cenas de gala con vino en copa de balón, Colacaos con miel, ibuprofenos, cervezas y un largo etcétera de sucesos que marcaron la gran diferencia entre los señores y los tiesos.. Eso es asíN…

Porque cuando un señor acaba de escalar se pega una ducha de agua caliente y se seca el pelo con secador de 3000W, mientras que un tieso se lleva una semana sin ver más agua que el del pantano, y de lejos.

Porque un señor lleva una cuerda nueva, larga y bonita que le permite incluso caerse y así no tener ni que sudar para llegar a una reunión, mientras que un tieso encadena por no caerse con la cuerda vieja y corta que lleva. Que da tanta pena que un señor no la utilizaría ni para tender la ropa. Sabéis por qué? Porque un señor tiene secadora…

Porque un señor escala con pies de gatos nuevos, limpios y perfumados; mientras que un tieso lleva gatos recauchutados, pasado de moda, sucios y con un olor que más vale que le tire rápido para arriba porque al asegurador, a menos que sea igual de tieso que él, le puede dar una fatiga y caerse y romper el grigri (si es un señor) o la canastilla (si es un tieso)

Porque un señor después de escalar se toma un vino de reserva, con tapón de corcho de alcornoque del Picacho, en copa de balón, a 17 grados, con un queso curado de cabra que se ha llevado una semana en una quesera de cristal, nada de plástico, sudando, con unas Regañás; mientras un tieso se bebe una litrona calentorra que han comprado entre unos cuantos, sin vasos, todos bebiendo y chupando del mismo sitio, y me consta que le dejaron a deber algunos céntimos al de refugio por el litrito. Si tienen suerte son capaces de acompañar semejante bebida de tieso con algún paquete de Risketos que hayan podido mangar al del refugio.

Porque un señor antes de dormir se toma un Cola Cao con miel de la Sierra de Grazalema, se pone su pijama de algodón 100%, se mete en su cama y se arropa con su nórdico de plumón de oca. Pero la pluma del pecho de la oca, no del ala, si no del pecho… El señor duerme con las piernas abiertas y por supuesto acompañado; mientras el tieso antes de acostarse se toma lo que le queda de la cerveza que hace unas horas compró con otros tiesos. Con suerte se puede tomar un ibuprofeno que algún señor le haya regalado, porque está enfermo de dormir en el suelo y tapado con un saco más sintético que las pastillas que nos intentaron colar en la fiesta del refugio. Por supuesto no se cambia de ropa por no coger frío y duerme solo porque no hay quién aguante su aroma campestre. Se levantaa en cuanto ve un rayo de sol porque ese es el único calor que va a sentir.. El señor tiene calefacción…

Aun así fue extraordinario compartir unos días con tanto tieso y tanto señor al mismo tiempo. Fue la clave para que unos días de escalada significaran tanto y fueran tan divertidos. Luego todos se fueron, yo me quedé y El Chorro no fue lo mismo…

PD: Cabesa, tú sabes que hay gente que ponen una cuerda entre dos árboles y se ponen a intentar caminar de un lado a otro de la cuerda??

No se, creerán que es un deporte…. En fin…..