lunes, 28 de noviembre de 2011

SIENDO HONESTOS....

Voy a ser honesto....

Para mí, El Chorro, es la mejor escuela de Andalucía, sobre todo en los meses de invierno. Por la cantidad y calidad de vías y por su ambiente único e inigualable, sin duda alguna. Mientras recorría los últimos kilómetros que me aguardaban para llegar a esta escuela malagueña desde mi casa en la llanura gaditana, iba dando un ligero y agradable repaso a los recuerdos que algún día me lleve de este entrañable lugar.

Siendo honesto, mis primeras visitas a El Chorro no fueron muy agradables. La primera fue en día cualquiera de algún mes de verano de hace un porrón de años. “Sí sí, qué lugar tan bonito, marchémonos de aquí…” Más tarde ya me enteré que incluso en días de sol y sin viento de invierno te tuestas al sol. Luego recuerdo alguna visita en la que pudimos sacar la cuerda y calzarnos los gatos… Mejor no haberlo hecho. Se me acabó la cuerda (bueno a mí no, a mi asegurador, que hacía esas labores coaccionada por mí. Era mi novia. Luego lo dejamos, pero no fue por este suceso, os lo aseguro. Fue culpa mía, la caída digo… Bueno lo otro también…en fin…) en el sector Castrojo en un V+ y caí como Homer unos 4 metros por la milagrosa rampa de acceso a la vía. Casi llego a la vía del tren dando volteretas.

Luego pasaron los años y poco a poco me fui familiarizando con el lugar, con sus vías, con su imponente Caminito del Rey, con su refugio lleno de hippies fumando porros y cenando pizza congelada mientras un perro te lame el brazo.... los perros...

Siendo honesto os diré que yo tengo perro. Se llama Luna y es una perra labradora color canela y muy muy buena. El nombre es un poco cursi pero se lo puso mi sobrina porque el perro se lo compró mi hermano a ella pero bla bla bla bla bla….

A veces cuando voy a escalar a un sector como La Muela y no hago noche en el campo me la llevo. Siempre con su cadena, siempre a mi lado y amarrada cuando escalo. No lo hago por ella, lo hago por mí, lo de llevármela digo. Me la llevo para que la gente me vea con un perro. Porque… a ver si se va a creer la comunidad escaladora del siglo 21 que después de más de una década escalando no soy lo suficientemente escalador por no tener a mi lado un can?? De hecho, cuando me la voy a llevar intento no darle de comer y no sacarla a mear durante unos días, para que así lo haga en el campo, ese lugar de TODOS…

Porque un perro puede mearse en tu mochila, puede comerse tu comida o quitársela a un niño, puede acostarse en tu cuerda o puede ladrar todo lo que quiera porque el campo es de todos y allí nos comportamos a nuestro libre albedrío. Estoy pensando qué hacer la próxima vez que me entre ganas de mear en un pie de vía…

Pero es culpa mía… porque algo se me olvida siempre..

A ver..Llego al sector… Abro la mochila, saco el material, pongo el agua encima de una piedra lo bastante alta para que no la chupe un can, la comida la cierro herméticamente premeditadamente en una bolsa estanca antiperros, me pongo los tapones de los oídos, sorteo dos peleas de perros y llego al pie de vía… NOOOO!!!!! Mierda!!! Demasiado tarde…. Se me olvidó cerrar el baúl hermético que debí traerme para meter la mochila y un perro está meando sobre ella!!.... No pasa nada hombre.. es que lo hace para marcar territorio…. Qué gracioso…

Siendo honesto pienso que estamos equivocándonos los dueños de los fieles animales de compañía…El mejor amigo del hombre…. (No quiero que ningún amigo más se mee en mi mochila, me quite la comida ni me llene de babas..por favor!!!)

Quizás algún dueño de algún canino maleducado se sienta furioso al leer estas letras, o quizás haya dejado de leerlas hace rato, bien porque ha tenido que sacar a su perro a mear porque no quiere que el can le marque el portátil, o bien porque no le gusta oír lo que aquí se dice…

Lo que la gente quiere oír guarda mucha relación con esto de ser honesto…

Últimamente me he dado cuenta de que la honestidad empieza por uno mismo y que si quieres te digo eso que quieres oír pero que ninguno de los dos nos creemos…

SÍ, tener perro es guay y tú lo sabes. Te distingue como persona cariñosa y como no, como escalador. Te da un valor social inigualable. Escalar al torro (top rope para los que no son del sur) está bien porque la vía es dura, porque hace frío y no has calentado, porque así es más fácil desmontar la vía, porque me duelen las manos o me estoy meando… Te he puesto los cuernos porque tú no me atiendes lo suficiente… No encuentro trabajo porque la cosa está muy mala… No dejo de fumar porque estoy en un mal momento… hoy no empezaré la dieta porque como se acerca la navidad… Y sabéis por qué lo hago.. Porque YO soy así….

Bueno os dejo que voy a sacar al perro…..

3 comentarios:

  1. desde Huesca te doy toda la razon, uno debe ser responsable de lo suyo, y mas si puede molestar a los demas.
    Un saludo.

    sergio.

    ResponderEliminar