martes, 22 de noviembre de 2011

LA PUERTA AMARILLA......

En el año 2004 una serie de amigos nos decidimos a montar un pequeño rocódromo en un diminuto garaje, no mucho más grande que un Opel Corsa, de una calle cualquiera de Puerto Real. Se puede decir que, desde entonces, mi escalada dio un giro sorprendente. La forma en la que veía este deporte se transformó adoptando un significado hasta ahora desconocido para mí. La escalada pasó a ser mi forma de vida…

La escalada dejó de ser algo que solamente hacíamos los fines de semana y poco a poco fue apoderándose de nuestros pensamientos, nuestras ilusiones y nuestros proyectos futuros. Las tardes volaban entre figuritas de colores atornilladas a un trozo de madera desplomada, entre risas, movimientos imposibles y planes de escalada.

Siete años ha pasado de aquello. Desde entonces pasaron muchas cosas. La gente fue yendo y viniendo, tuvimos que cerrar aquel rocódromo pequeño y pionero muy a nuestro pesar, picoteamos de algunos plafones particulares y/o municipales… Hasta que en 2008 nos unimos de nuevo un buen grupo de gente motivada y creamos “LA PUERTA AMARILLA”.

Lo que ha ocurrido desde los comienzos de LA PUERTA AMARILLA es más bien para escribir un libro, pero si os puedo decir en lo que se ha convertido….

LA PUERTA AMARILLA es el lugar de reunión de mucha gente. Cada tarde sus puertas se abren para dar entrada a todos ellos; a la ilusión, a la motivación, al conocimiento, al aprendizaje, a las risas, a los proyectos, a los encadenes, al dolor de manos, a gente muy especial….

Gente a la que quería dedicar este post por su compromiso e inspiración, por la ilusión con que un “illoooo” es lo primero que entra por esa puerta cada tarde, antes incluso que el cuerpo físico. Gente que se deja literalmente la piel por una pasión (aun sabiendo que la escalada te maltrata el cuerpo y, como no, la mente), gente ingeniosa, divertida, loca…

Gente unida por la motivación incoherente del arte de escalar, por el movimiento y la superación a uno mismo…

Hay uno que una vez fue al roco desde San Fernando, de noche, en bici y sin luz… Iba por carriles alegando que él vivía al límite y le daba igual..

Una chica me preguntaba si el método de recuperación para la piel de sus manos que había inventado podría dar resultado. Trataba de llenar de blastoestimulina y guante de latex, ponérselo y dormir toda la noche con el guante. Ella decía que era broma… Pero lo pensó…mente enferma….

Otro fue visto a las 7 de la mañana yendo hacia el roco porque era a la hora que más fresquito hacía…

Fue multado por ello…

3 comentarios:

  1. A las siete de la mañana al roco????? No me extraña que le multen! Los escaladores estáis locos. Locura de la buena, pero locos totales XDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  2. Donde puedo encontrar información actualizada sobre La Puerta Amarilla? Es que su blog parece un poco desactualizado y me gustaría saber si se puede ir por allí alguna vez sin ser socio (pagando entrada imagino). Gracias y un saludo

    ResponderEliminar