domingo, 30 de octubre de 2011

ESENCIA......

Después de un día agotador llegas a casa con la mente cansada y vencida ante tantas adversidades. A veces no puedes más que rendirte, aceptar las cosas como vienen, sin más remedio que centrar tus pensamientos en que hiciste todo cuanto estuvo en tu mano y con la esperanza de que, en el futuro, el universo conspire un poco más a tu favor. Sin más.

En este caótico mundo las cosas suceden de una forma que no siempre podemos entender. A veces sentimos la necesidad de luchar por comprender toda esta desorganización que nos supera y nos ocupa; simplemente por no caer en la locura, simplemente para encontrar una causa, un sentido a todo esto. No lo tiene.

No acabo de entender, y se me escapa una sonrisa irónica a la vez de temerosa, como nadamos contracorriente anhelando lo que no podemos tener, olvidando y dejando escapar lo que sí podemos conseguir y está al alcance de nuestra mano, acariciando nuestros dedos, dándonos oportunidad.

Y nuestra cara de frustración nunca dejara de verse reflejada en el espejo de nuestra alma herida por tanto dolor absurdo y codicioso de no llegar a obtener aquello que no está a nuestro alcance, aquello que no está en nuestra mano y deseamos por el simple hecho de ser así, inaccesible.

Y mientras, nos alimentamos de aquellos pequeños matices que hacen que nuestro caos se menor, lo olvidemos por unos instantes o por lo menos sea más divertido y llevadero. Esas pequeñas cosas, y a la vez grandes cosas que hacen que te digas a ti mismo que tanto caos merece la pena, que tanta esfuerzo tendrá su fruto y que tanto dolor te hará fuerte.

Hoy he comprendido que la escalada es lo que soy , mi esencia. Entre todo este caos es donde me siento seguro, tranquilo y con confianza. Este sentimiento va mucho más allá del grado que haga, de encadenamientos, éxitos o fracasos en la roca. Después de tener la mente cansada y vencida añoro el tacto y el olor de la roca, esos instantes de no pensar en nada más salvo en el siguiente movimiento, en colocar mi cuerpo en consonancia con lo que la roca ofrece.

Pienso que cada uno deberíamos tener alguna pequeña gran cosa que nos saque del caos diario que nos envuelve y nos convierte en seres irracionales y sin sentido ni armonía. La racionalidad pasa por sentirnos realizados y esto hemos de encontrarlo sin mayor esfuerzo, escuchándonos a nosotros mismo, nuestro interior, lo que somos, nuestra esencia….

Así el mundo dejará de ser un poco menos caótico y nosotros podremos sentirnos un poco mejor...

1 comentario:

  1. Hoy mismo estaba hablando de eso, de cómo hay actividades que nos hacen entrar en lo que se llama el "flow", un estado de gracia donde no piensas en otra cosa. A mí me pasa escribiendo y también escalando: que estoy en el presente y no me hace falta nada más, y no hay problemas, no hay ayer ni hay mañana...

    Tenemos un montón de suerte de haber encontrado esto y de poder disfrutarlo, así que a apretar y a motivarse!

    Un beso, teacher.

    http://comosinohubieraunmanana.blogspot.com

    ResponderEliminar