viernes, 6 de mayo de 2011

NO ENTIENDO NADA....

Cuando empecé a escalar era todo diferente. Nuestra principal inquietud era aprender las técnicas necesarias de seguridad para poder escalar. Ese era nuestro aprendizaje. Asegurar, ir de primero, saber qué era eso de aseguramiento dinámico, montar reuniones, etc… Las bicicletas, los pegues y los proyectos llegaron más adelante. A decir verdad, no empezaron a haber proyectos hasta que no empezamos con los 7b+. Quizás por esa razón hoy, después de 11 años, sigo escalando. Amaba este deporte por encima de los números y las letras, por lo que ello significaba.

Seguro que, por aquel entonces, no podría entender la escalada de la forma que la estoy viendo ahora. Cuando quedar significaba marcar un “956”. Irónicamente, todo era mucho más fácil.

En estos tiempos de iphones, correos electrónicos, what´s up??? En estos tiempos de 15 céntimos por comunicarte añoras esa tarde de domingo asegurando a tu amigo con un ocho, con la mano derecha tensa sobre la cuerda de freno, con tus botas de trekking firmes sobre el suelo calcáreo del pie de vía de ese nuevo 6a. Echábamos a pares o nones a quién le tocaría ir primero en esa vía aún por descubrir.

Ahora se rompen cantos de vías porque alguien piensa que su ética es la que cuenta; ahora se rompen cantos de vías para que la ruta en cuestión tenga la dificultad ansiada; ahora los proyectos vienen antes de ni siquiera saber desmontar una reunión; ahora si no llamas no escalas porque cada uno tiene sus intereses comunes, más allá de aquello que me enamoró de la escalada, más allá de la verdadera esencia que me hizo engancharme a esta forma de vida. Después de todo este tiempo te ves obligado a agachar la cabeza y recordar todo aquello para que esa llama ardiente siga quemándote y haciendo que te suden las manos cuando piensas en todo lo que te enamoró, y que hoy parece que no tiene valor.

He sido testigo de tantas cosas…. Tres no podemos ir a escalar porque somos impares y se tarda mucho en el proyecto; no te pillo porque me voy a fumar un cigarro; a ese sector no voy contigo porque no hay vías para mí, aunque no escales tú; no te he llamado porque YO creí que no podías venir…. Me pregunto a menudo si seguirán trepando estos escaladores después de 11 años.

Hoy estoy triste por ser testigo de la cara oculta de mi pasión, de la parte fea y egoísta de quienes hacen de la escalada algo sin esencia , sin carácter, sin sustancia…

Yo espero que esto se desvanezca, que sea algo efímero. Aunque dudo que así sea. Mientras llamaré a mi colega de siempre y nos iremos a escalar, a probar y encadenar mi duro proyecto. Y si caigo y no encadeno no habrá pasado nada. Seguiré disfrutando de la roca, de su olor, de su textura, del movimiento; de la compañía de quien hicieron de esto mi pasión; de las vías fáciles; de las difíciles y de las imposibles; con la cuerda por abajo, pasando miedo, saltándome la cinta imposible de chapar y confiando en mi compañero que me aguarda, me anima y lo vive conmigo; ya seamos dos, tres o quince…. Quién se quiera apuntar bienvenido sea…

3 comentarios:

  1. Felicidades con retraso....y añado a lo que has comentado,si me dejas....La escalada es un cumulo de experiencias buenas, regu y malas..esta es de las malas(aunque todos algún día hemos pecado o pecaremos)pero como de todo se aprende....ya sabemos en lo que no debemos convertirnos...perseguidores de números y letras dejando de lado todo lo que te rodea como burros arrastrando el arado.
    Que la fuerza te acompañe......

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con el último párrafo!! y no por floja de no tener que leer el resto, sino porque eso es lo que espero tener en mente siempre, disfrutar de este deporte!! Sin pararme a esperar nada de nada ni de nadie, solo el disfrute que cada momento me proporcione, y sin un dia cesa, pues...ya lo pensaré cuando ello pase. Noemoma

    ResponderEliminar