jueves, 21 de abril de 2011

NO SIEMPRE SE GANA, NO?

De vuelta de la Semana Santa antes de tiempo debido a la lluvia me quedo con la sensación de haberlo dado todo y no haber recibido recompensa por ello. Quizás para lograr objetivos debería haber luchado más, haber puesto más de mi parte o, simplemente haber pensado antes si los objetivos “ansiados” eran o no realistas. Pero soñar es gratis, aunque se te quede luego cara de tonto.

Salir ilusionado y volver con su antónimo, que tan poco me gusta mencionar, es algo a lo que puedes llegar a acostumbrarte si sueñas demasiado y que con el tiempo hay que empezar a asumir sin llevarte un varapalo. Simplemente no siempre se puede ganar, no siempre se puede encadenar y no siempre las condiciones son las más favorables.

Un cuerpo más adelantado que otro por escasos centímetros separan la gloria del infierno. Un paso que se resiste, quizás por envergadura, quizás por falta de fuerza. Unas décimas de calor corporal que no deja dormir a esa preciosidad. Unas nubes que quizás debieron emigrar a tierras lejanas de todo ese fanatismo que, como suelo pensar a menudo, no sé cómo aún conservo. Peco, quizás de soñar, quizás de esperar algo siempre.

Mientras que todo eso no ocurrió estuvimos soñando, como dije, con proyectos e ilusiones. De hecho incluso creí oír palabras que nunca se dijeron. Estaré cayendo enfermo de tanto soñar? El caso es que soñar es gratis y me lo pase genial los días que estuvimos escalando.

Esa tranquilidad de ese lugar que teníamos para nosotros solos. Daba igual cuán doloridos teníamos nuestros dedos porque ahí estábamos dándolo todo. Meter la mano en hielo fue tal bendición como el de las aguas puras y limpia de TU FUENTE. A mí me sobra todo, y solo necesito unas horas para darme cuenta.


viernes, 15 de abril de 2011

SER EL MEJOR

Bernabé en Chilam Balam

Cuando un chaval de 21 años coge la pelota en el centro del campo, comienza a correr con el balón pegado al pie regateando a todos los rivales que le intentan frenar para, por último, dejar sentado al portero y marcar a puerta vacía es por alguna razón.

La misma razón de que un joven checo llamado Adán Ondra, de 18 años y aspecto juvenil, venga a Málaga a probar la que posiblemente era la vía más dura del mundo y la fulmine en 4 ó 5 intentos.

La razón, simplemente, es que han nacido para hacer exactamente eso que hacen, y lo están aprovechando. Básicamente están por encima del resto por diferentes motivos. Mejor dotados física y mentalmente, y contra eso no se puede competir. El resto de los mortales solo podemos admirar, contemplar y disfrutar todo ese arte. Son personas que hacen que nos llevemos las manos a la cabeza cuando "hacen una de las suyas".

Cuando Leo Messi fue a hacer la prueba con el Barça organizaron un partido para que él jugara. En aquel momento Carles R. era el encargado de decidir si el Barça ficharía o no al pequeño jugador argentino. El partido comenzó y Carles R. aún no había aparecido por las instalaciones. Cuando llegó aún nunca había visto a Leo físicamente. Aún antes de coger asiento para ver el partido vio como el balón le llegó a un jugador de estatura pequeña. Tan solo le bastó a Carles R. un minuto, una jugada, una acción de Leo con el balón para decidir que ese pequeño sería jugador del Barça. Con el tiempo es, sin duda, el mejor jugador del mundo y quizá de todos los tiempos.

Bernabé Fernández ha sido y es uno de los grandes escaladores que ha tenido nuestro país. No hace falta recordar la trayectoria de este escalador malagueño. Mojave, Orujo... Un visionario de la escalada que, hace unos años, imaginó una línea para soñar. Chilam Balam. Una vía de 82 movimientos que recorre tres inmensos desplomes a través del arco de una impresionante bóveda calcárea. 82 movimientos para los que propuso 9b+ hace ya algunos años. Si no recuerdo mal le llevó 3 temporadas encadenar la vía. Luego, tras la polémica vinieron Dani Andrada y Chris Sharma a probar esta colosal ruta. Creo que Chris solo encadenó el primer tramo de 8c+. Estuvieron algo así como dos semana y nada... El encadene de Bernabé fue cuestionado de nuevo, pero la vía, sin duda, era la vía más dura del mundo en aquel momento.

Quizás hayan pasado 5 años desde aquella visita de Chris Y Dani a Chilam Balam. Unos años en los que me he preguntado cómo y por qué los profesionales de la escalada no han asediado la vía más polémica de la historia de la deportiva. Todos cuestionaban pero nadie bajaba a probarla.

Si Leo es el mejor jugador del mundo ha de demostrarlo. Ha de hacer todo lo posible por sacar lo mejor de él por la confianza de una afición y de un club que apostó por él. Cuando el Barça jugó la final de la Champion League contra el Manchester United Leo Messi jugó, lo dio todo y acabó marcando un espléndido gol. Sin duda, una vez más, demostraba que era el mejor, y lo hacía en un marco imcomparable. Toda una final de Champions. Por qué las marcas que patrocinan a esos titanes de la escalada no habían "sugerido" a sus esponsorizados que bajaran a hacer Chilam Balam? Aquí estaba la final de Champions League de todo escalador y parecía que ninguna quería jugarla. Me sentía defraudado por "mis ídolos" de escalada.

Adán Ondrá sí ha querido jugar esa final. Con sus 18 añitos y su cuerpo de niño.

El domingo 11 de abril de 2010 Adán llega a Villanueva del Rosario con intención de llevarse la gloria de Chilam Balam. Sin duda la vía más espectacular del planeta. Tan solo en 4 días y 4 intentos fulmina los 82 metros de esta obra de arte. Lo que a Bernabé le llevó 3 años a Adán le bastó 4 días.

La noticia ha dejado boquiabierta a la comunidad ecaladora y Adán ha demostrado que es el mejor escalador del planeta. Enhorabuena....


martes, 12 de abril de 2011

QUIÉN NO QUIERE IR?


De nuevo vuelta a empezar. Las lluvias cesan, las temperaturas aumentan y los sectores a la sombra se secan dando paso a una nueva temporada. De nuevo hemos vuelto a aparecer por La Muela y el ambiente, de nuevo, nos ha vuelto a atrapar. Como si no hubiera pasado nada en este último año, las chorreras de este muro casi perfecto siguen ahí, algunas cintas continúan colgando de esos proyectos que se resistieron la temporada pasada a la espera de que sean retiradas tras algún glorioso encadene. La crecida vegetación de esta época del año es la única cosa extraña que vemos al subir el corto sendero que separa el coche de los proyectos más duros de los escaladores gaditanos. El olor sigue siendo el mismo. Huele a caliza, a magnesio y a motivación. Huele a tierra fértil, a buitre leonado, a campiña. Huele a ambiente fanático. Aquí no solo se viene a escalar. Pocos son los escaladores que vienen y no se van con un proyecto ocupando sus pensamientos. Pocos son los escaladores que suben con su coche la empinada pista sin sudarles las manos de nerviosismo y fanatismo. De nuevo se empieza a poner cintas, a recordar secuencias, a volar al vacío de tanto desplome. Una nueva lucha contra la gravedad. Desempolvamos “las rodilleras de La Muela” y empezamos a conjugar letras y números.


Recuerdo los kilómetros de este invierno conduciendo hacia El Chorro. Se me escapaba una sonrisa cuando tras conducir solo 50 minutos llegaba a un cruce que indicaba “La Muela”. Alguna vez se me pasó por la mente girar a la izquierda para ver en qué estado se encontraban las paredes. Pero siempre continuaba hacia adelante durante una hora y media más. Siempre pensaba que ya llegaría de nuevo la temporada de La Muela. Y ya llegó. De nuevo estamos en ese momento en que podemos apretar el este imponente muro con una temperatura excepcional. Ahora toca disfrutar de ello… Venga vamos a La Muela!!!