miércoles, 7 de julio de 2010











Por qué Rodellar?

Simplemente porque creo que es el mejor sitio para escalar del mundo!! No solo por la cantidad y calidad de sus líneas, que ya es un dato a destacar. Para mí es el mejor lugar del mundo por lo que da de si un barranco donde, cada año, acuden miles de escaladores con un objetivo común, ¡¡Pasarlo bien!!

Creo que s la diferencia más destacable que he encontrado con las demás escuelas de escalada que he visitado. Solo comparable a escuelas archiconocidas como Siurana, Ceüse, El Chorro… En Rodellar la escalada puede ir más allá de pegues, de números, letras o signos, más allá de lo meramente deportivo.

La clara muestra de ello la hemos palpado este fin de semana, donde no se ha escalado todo lo que a priori se pretendía; ni cuerpo teníamos para ello…

Por mi parte, después de 1,100 kilómetros por carretera el viernes, el sábado no es que estuviera en plena forma y me limité a palpar alguna vía de Meandro y de El Vaso porque había que guardar fuerza para lo que vendría después. España a semifinales de del Mundial en una partido increíble. Vaya ambientazo que había en todos los bares (no es que hayan muchos) de Rodellar para animar a la selección. Después a festejarlo y qué mejor lugar que en la fiesta que se celebraba en El Camping con motivo de la compe de bloque que, como todos los años, se celebraba en las instalaciones.

Luego vuelta “al curro” y seguir cogiendo forma en las chorreras de Rodellar. Lunes y martes apretando a tope hasta que la piel aguantó. Así que hoy miércoles día de descanso obligado para hacer algunas compras y animar a España!!

Pero al margen de la escalada, como decía antes, estar en un sitio como este y con la compañía que ofrecen estos “locos” es increíble. Reír se ha convertido en una premisa tan importante como la escalada misma y cada desayuno, cada descanso entre pegues y, por supuesto, cada noche la diversión está garantizada. Aunque como siempre se echan de menos cosas.

No he podido dejar de recordar la primera vez que pisamos Rodellar y quedamos prendados de éste mágico lugar. Bañarme en esas pozas, recorrer esos sectores dejaban volar mi imaginación ante un deseo; un deseo de esos que cerrando los ojos y queriéndolo mucho podría volver a convertirse en realidad..

No hay comentarios:

Publicar un comentario