sábado, 18 de julio de 2009

FIESTAS DEL PASADO

Una llamada telefónica que perdurará para siempre en mi corazón. Un viaje a las entrañas del amor, con todo el riesgo que supone eso. Una escalada para el recuerdo, donde el espacio y el tiempo se tornaban infinito. Desear que un momento no acabara nunca era como fusionarte con los elementos, formar parte de un universo de sensaciones y emociones. Los aromas intensos de un amanecer iluminados por un resplandor de paz y armonía. Una risa que se contagia en cada instante, en cada lugar. Un lugar que, simplemente, no importaba nunca. Sentir estar en otra frecuencia diferente de la del resto de la humanidad, ajena a esas sensaciones y emociones. Una mirada penetrante, sincera, bella, llena de vida, llena de ilusión, de amor, de sinceridad y armonía. El calor de un abrazo sincero que se hizo esperar hasta ese momento trascendental, hasta que fue verdadero, único e irrepetible. La belleza dinámica que envuelve al amor... Eso si que es una fiesta.... Te apuntas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario