domingo, 8 de marzo de 2009

NIEBLA

La verdad es que me dijo una palabra que me dejó perplejo y, por supuesto, no me esperaba, aunque fue divertido cuando me reveló su significado en aquel divertido contesto. Pero realmente no fue así. Una idea equívoca es simplemente eso, una idea. A veces caemos en el error de dar por “válida” una idea, un pensamiento, por el simple hecho de haberlo tenido. Aunque es de sabios rectificar, no era necesario, fue divertido.


La carretera serpentea insinuante. Cuando eso ocurre es buena señal, estoy en el monte!! Las curvas se incrementan al mismo tiempo que la niebla se intensifica. Casi no puedo ver a mas de 5 metros por delante de mi. Joder, vaya marrón… Fijo mi atención a la derecha, abajo, en la línea que separa la carretera de una caída directa hasta lo mas profundo del valle. Parece un videojuego y en cualquier momento pueden aparecer dragones o alguna tenebrosa criatura. Sin darme cuenta y con los ojos llorosos de fijar tanto la mirada en la infinita línea llego a los mas alto. “Ya lo que venga ha de ser mejor. A medida que vaya bajando, esta intensa niebla debería ir desapareciendo”. Y así fue, lamentablemente para mi historia. La densa niebla dejó paso a una estampa de postal. El pueblo blanco, inmaculado, rodeado de sinuosas montañas calcáreas que emergen de la espesa nube que, poco a poco, va desapareciendo dando paso a un cielo azul intenso. Todo cobra vida en un abrir y cerrar de ojos. Los colores ofrecen energía a aquellos que estén dispuestos a fusionarse con los elementos. La roca deslumbra con esos tonos ocre y ese brillo de rocío. La verde hierva nos reciben con olor a vida y las Chovas nos reciben con su inconfundible voz. Nosotros ponemos todo nuestro empeño en encontrar un pedazo de roca seca y, expectantes y nerviosos, bajamos la carretera que nos llevan a los sectores.


Mal empieza la cosa cuando pasamos por el primer sector y los vemos chorreando. Es mas, nunca había visto tanta agua en el muro de “La Bailando“. Imposible ahí. Seguimos hacia “La Virgen” e igual. Ahí por lo menos hay algún sexto seco, pero queremos apretar!!! Bicho, tira para “El Corral” que es lo único que puede darnos la oportunidad de hacer algo. Exacto, no falla, parece seco. Una llamada telefónica anuncia retrasos importantes, no tengo compañero de cordada y vuelvo al coche, no sin antes darme una vuelta por la placa de “La Virgen” para ver si entraba alguna vía nueva. Efectivamente hay un hueco ahí, donde parece que desploma la pared ligeramente. Parece un tanto duro y no muy larga, pero he de esperar que venga alguien para escalar y tengo el taladro en el coche. Por qué no echarle un vistazo? Subo por arriba y en pocos minutos instalo la reunión en el mismo instante en que aparecen los refuerzos. Entre Varo y yo damos forma a lo que parece va a convertirse en la vía mas dura y técnica de esta placa. “Niebla, 7a+?” (lo del grado no tenerlo muy en cuenta, como siempre que la gente decida, yo PASO, jaja vaya palabreja). Pero antes de terminar el trabajo vamos a escalar un poco. Por la tarde terminaremos de darle forma y la probaremos. En “El corral” encontramos una roca super adherente, una temperatura perfecta y solo algún tramo aislado mojado. “Venga bicho que vas de lujo, sigue así!!! Oye, mírate la cuerda que parece que la tienes un poco liada en la pierna!!” Solo terminar de decir “pierna” y el tramo mojado hace de las suyas. Varo resbala y vuela!!! Joder que chungo. La cuerda se tensa y lo que cabía de esperar…. La cuerda lo voltea y lo deja bocabajo golpeándose con la cabeza en la pared. El acusado desplome de esa parte de la vía hace que el golpe sea mucho menos que el susto… “Bicho yo creo que está bien por hoy. Vamos a terminar de equipar la vía” Y eso que hicimos…


La mañana amaneció azul, sin viento y con un sol radiante. El desayuno se alarga un poco. Como siempre nos acostamos tarde, y alguno un poco indigesto. Cansados volvemos a la carga. Sandra muestra coraje y comienza a apretarle a las vías, las peleas, motiva… Nosotros calentamos y probamos “Niebla”. Es una placa técnica y bonita (como cualquier padre diría de su hijo) en la que hay que ir bien de pies y buscar el equilibrio perfecto. Canto pequeño y no parar hasta la “r”. Varo cae justo antes de la cadena y apunto está de llevarse la primera de la vía. “Lástima tío…” Al final la encadeno a última hora y casi de casualidad. Estaba cansado y empezaba a bajar la temperatura. Siempre a muerte y siempre apretando que nunca se sabe!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario