miércoles, 4 de marzo de 2009

CADA DÍA


La pugna por el poder

¿Por qué los individuos se tratan unos a otros con tanta violencia? Siempre hemos sabido que esta violencia procede del impulso que nos lleva a intentar someter y dominar a nuestros
semejantes, y al estudiar el fenómeno desde el interior, desde el punto de vista de la conciencia individual, se descubre que cuando un individuo se acerca a otra persona y traba conversación con ella, lo cual ocurre en el mundo millones de veces cada día, pueden suceder dos cosas: que el individuo se aleje sintiéndose fuerte o sintiéndose débil, según lo que haya ocurrido en la interacción.

Por esta razón los seres humanos parecen adoptar una actitud manipuladora. No importa cuáles sean las circunstancias de la interacción ni el tema a tratar: nosotros nos preparamos para decir lo que más nos convenga con tal de salirnos con la nuestra en la conversación. Cada uno de nosotros procura hallar una manera de ejercer el control y de este modo dominar el encuentro. Si
lo conseguimos, si nuestro punto de vista prevalece, entonces, en lugar de sentirnos débiles, recibimos un refuerzo psicológico.

Dicho de otra manera, los seres humanos tratan de ser más listos que el prójimo e imponerle su control no sólo en razón de una meta tangible a la que intentan llegar en el mundo exterior, sino por la exaltación que así recibimos psicológicamente. Éste es el motivo de que se vean en el mundo tantos conflictos irracionales, lo mismo a nivel individual que entre las naciones.


Cuando dos personas discuten sus energías se empujan mutuamente, como si cada una tratase de capturar la contraria mientras esas personas interactúan. Discuten sobre quién tiene la visión correcta en una determinada situación, sobre cuál de las dos está en lo cierto; cada una quiere triunfar a costa de la otra, incluso llegando al extremo de invadir la confianza en sí misma de la oponente y de recurrir al insulto si es preciso, cuando más a la violencia.

El movimiento de esta energía, si podemos observarlo sistemáticamente, es una vía para
comprender lo que los seres humanos están recibiendo cuando compiten y discuten y se perjudican unos a otros. Cuando se controla a otro ser humano se recibe su energía, se llena uno a expensas del otro, y es llenarse de esa energía lo que motiva la confrontación.


Durante mucho tiempo los seres humanos han competido inconscientemente por la única parte de esta energía a la que estaban abiertos: la parte que fluye entre las personas. En esto
han consistido siempre los conflictos humanos: desde las pequeñas pugnas en familia o en lugares de trabajo hasta las guerras entre naciones. Es el resultado de sentirse inseguro y débil y tener que robar la energía de otros para sentirse bien; y aunque algunas guerras fueron justas, el único motivo de que cualquier disputa no pueda resolverse inmediatamente es que uno de los bandos se aferra a una posición irracional, y esto ocurre por causa de la energía.

Sin embargo, una vez los seres humanos comprendan su pugna empezarán a superar esos conflictos. Todos comenzarán a liberarse de la competencia por la mera y estricta energía humana, porque al fin estarán en condiciones de recibirla de otra fuente.


James Redfield, Las nueve revelaciones..... (ficción?)

4 comentarios:

  1. Sin duda esto ocurre en nuestra realidad diaria, y forma parte de la condición humana; sin embargo la energía recibidad a través de la confrontación, discusión, competición... al quedar por encima de los demás sólo refuerza el ego y por tanto te aisla de la otra parte.
    Creo que el mayor aporte de energía posible es la sensación de estar unido a otros/as, y eso no es posible si el otro/a ha salido débil de un encuentro contigo.

    "El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento a lado oscuro", y en el lado oscuro seguro que no se ve nada de nada... prometo dejar de beber por las mañanas.....

    ResponderEliminar
  2. no veas chaval que razón tiene el tio.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que lo veo en muchas ocasiones, en más de las que quisera. Lo peor es que lo percibo en personas cercanas, en personas a quien quieres y eso es aún mas triste. Lo único que se puede hacer es tener el concepto pesente e intetar captar esa energía tan necesaria de lo dvin, no acosta de los demás... es difícil pero es mas enrriquecedor

    ResponderEliminar