domingo, 15 de marzo de 2009

AKURACY

Las tempraturas suben a buen ritmo y comenzamos a buscar los sectores de sombra. Quizás por Andalucía sean menos que los de sol, pero para mí son de mejor calidad.


Sin pretender ser embaucador, la mirada e ilusión de este fin de semana pasaba de nuevo por las curvas, el blanco pueblo y la insinuante roca caliza. Así que el viernes salimos Varo, Sandra y yo en busca de proyectos y nuevas líneas. Allí nos encontraríamos con David P. al día siguiente…


La mañana del sábado amaneció con un cielo espléndido digno de esta época del año y un Sol que, como la semana anterior, radiaba energía. Varo tenía ganas de probar Bailando con Lobos -7b+- y yo quería encadenar Intelecto -7a ó 7a+-, así que por allí nos quedamos un rato en compañía de Lana, la incansable perra de Varo (sin insultarte campeón); Sandra, que no dejó de trabajar y ponernos las cosas fáciles y David, que poco a poco se va motivando (miedo me da cuando se ponga en forma). Tocaba escalar y calentamos en Intelecto. Yo caí arriba al equivocarme en el paso clave y tuve que darle un segundo pegue para llevármela a casa. Varo probó Bailando y comprobó que aún con buenas presas el desplome acusado le da el grado. Hay que moverse e ir con ambición. A partir de esos grados las vías no se regalan. Pero lo veo motivado, con ganas, quizás con tantas ganas que se acelera demasiado escalando. Pero todo llega amigo. Te veo motivado y eso me motiva. Buen equipo eh?


Joder, los días empiezan a ser mas largos eh? Vamos a la virgencita para que Sandra escale un poco y le echamos el ojo a una línea nueva. Una placa técnica con regletas, agujeros, bidedos.. La vía mas larga del sector. Nos decidimos e equiparla y en un rato ya “estaba lista” para probar. Eso es un decir, por eso lo he puesto entre comillas. Mientras metía el último parabolt, Varo esperaba impaciente con los gatos en la mano y la cuerda desplegada para darle un pegue. “Bicho, creo que deberíamos seguir limpiando un poco más antes de darle un tiento” le dije. “Sí, quizás, pero ya vemos, yo le doy así, mola más” respondió el sujeto. Y así le fue. Hasta tres veces voló tras arrancar sendas presas. Nos partimos de la risa. Cada uno limpia las vías como quiere. Luego, cansados, a comer. ¡¡Sorpresa!! ¡¡Todos juntos, qué bien!! Me encantan las sorpresas. Cuando todo va según lo esperado y nos sorprenden gratamente es algo especial. Gracias eh?. Pues entre cervecitas y licores nos vamos apagando. Es tarde y mañana seguro nos espera un día ajetreado.


El Domingo, que no vino, amaneció de la misma manera que el día anterior pero sin el balido de las ovejas en la puerta de la furgo a las 7:30 de la mañana, como ocurrió el sábado. Es increíble el dominio que el pastor ejerce sobre las ovejas con un ruido que, lamentablemente, no sería capaz de describir con palabras (supongo que podréis imaginadlo). Escalar, equipar y dormir poco pasa factura. Decidimos empezar suave y probar Akuracy, la vía nueva. La encadenamos Ana, Varo y yo. Sale rápido y fácil. Quizás 6c o algo así, pero hay que moverse. Luego volvimos a Bailando con Lobos para que Varo le diera otro tiento mientras yo hacía Sayonara Baby, otro 7b+ del sector y no menos bonita que su famosa compañera que le da nombre al sector. Ahora toca pensar en La bóveda que, poco a poco, se va secando y comienza a insinuarse; pensar el Les Bruixes o quizás en Margalef? Qué poco queda para Semana Santa, no, embaucadora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario