domingo, 11 de enero de 2009

FRÍO Y REENCUENTROS

El 2009 se presenta del mismo modo del que se fue el 2008; con frío, mucho frío..La verdad es que en el sur no estamos acostumbrados a estas bajas temperaturas y empezamos a estar un pelín cansados. A algunos se les puede nublar la vista con tal ausencia de calor, agrietar las manos o, peor aún, ponerlos de mal humor. Menos mal que con los del mal humor no nos hemos topado este fin de semana que si no habrían llegado a las manos con nosotros. El Chorro parecía Frankenjura en noviembre y el sábado no pudímos casi ni escalar. Luego tiramos del teléfono e internet para comprobar la prevsión para el domingo y tras abrir y cerrar varias ventanas dimos con la predicción en Casares. Subida de temperatura y ausencia de precipitaciones. ¿Qué mas podíamos pedir? Allá que fuimos. Nos acompañaba el Hombre Sabio, -quién este fin de semana nos dió una excelente lección de por qué éste seudónimo. Siempre un placer. Fue el comienzo de los reecuentros. Allí coincidimos todos, o casi todos. Los Mudu al completo, el Hombre Sabio, y las Chilla!!! Todos a la vez? Excelente. Cuando eso ocurre, creanme, el universo no es que conspiere a nuestro favor, no. Cuando eso ocurre el universo se puede acojonar y hasta las ovejas parecían tenernos respeto allí en la cueva, donde ellas pasan las gélidas noches sureñas. La escalada no estuvo mal.

Rous después de su parón circunstancial retoma con ganas, motivada y alegre, como es ella. Transmitiendo eso tan especial que tiene la escalada, mas allá de rotpunkt y grados. Otro placer - que fin de semana tan orgásmico!-. Al Bicho se le ve pues como siempre, motivado, con ganas, disfrutando de la escalada y, a decir verdad, creo que este año puede ser un buen año para él -mis predicciones-. Las Chilla. Vaya dos. Mer retoma, como es ella, persistente y cabezota. Le gusta superarse y se la ve contenta. Y Blanca ha comprobado que al final siempre se puede. La Rubia en su línea. Da igual que lleve dos meses sin hacer nada que aprieta a muerte. Igual le falta algo de motivación, creer en su grandes posibilidades y ser constante. El Hombre sabio es otro que retomaba en éste comienzo de año. Lo hace fácil. La experiencia es un grado y lo hace notar. Como el vino, mejora con el tiempo. Y yo. Pues ahí haciendo unas viíllas. Por cierto en fin de año a Marruecos y vamos a movernos que nos coge el toro al final eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario